Logo, Gobierno ColombiaLogo, Marca País
Logo, Biblioteca virtual para ciegos de colombia
Acceder

Listar por Materia "Literatura argentina - Novela argentina - Emociones y sentimientos"

Mostrando ítems 1 al 13 de 13

Resultados de la búsqueda

Lista de resultados

  • Portada no disponible

    Adios al amo 

    Antognazza, Jorge

    Escribí este libro como resultado de los cientos de emails que he recibido referentes a mi otro libro "¿Qué estoy haciendo con mi vida?", agotado en librería y que, a pesar de los ofrecimientos de dos editoriales para reeditarlo, decidí compartirlo en forma masiva subiéndolo a la Web, para que toda persona interesada en aumentar el autoconocimiento de sí misma pudiera leerlo, gratuitamente. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Aleluya del moribundo el fantasma 

    Anderson Imbert, Enrique

    Isaac Kornblit visitó a Rodrigo Alvarez, que acababa de salir del hospital. Lo encontró demacrado pero muy contento de vivir otra vez en su casa. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    El amor es un pajaro rebelde 

    Denevi, Marco

    En Buenos Aires hubo mujeres, o séase desde que la fundó el finado don Pedro de Mendoza, no hubo mujer más hermosa que Araminta. Nada se sabía de sus padres carnales, progenitores de tanta belleza. A la temprana edad de siete días apareció dentro de un canasto, como Moisés según dicen los libros, aunque no sobre las aguas del Nilo sino en el umbral de un orfanato por Villa Crespo, con un papel entre los maculados pañales y en el papel unas letras manuscritas: "Me llamo Araminta". (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 11/12/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Discurso del astrologo 

    Arlt, Roberto

    Sí, llegará un momento en que la humanidad escéptica, enloquecida por los placeres, blasfema de impotencia, se pondrá tan furiosa que será necesario matarla como a un perro rabioso. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    El lento abrazo del mar 

    Antognazzi, Carlos

    Por la tarde había estado pescando desde la barranca y la piel se le había enrojecido. De seguir así para el verano estaría totalmente bronceado. No pensó en la crema y el ardor de esa noche, en la piel reseca como la de sus hermanos que no podían humectar debidamente, en lo tirante que tenía los muslos y los antebrazos y en el escozor permanente de los hombros. Tampoco que no había pescado nada y que había perdido tres plomadas. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Medeas 

    Arazi, Silvia

    Son las ocho de la noche de un martes caluroso de marzo. En esta época del año me gusta sentarme un rato en el jardín al volver del trabajo. Hay un silencio especial, los árboles se ponen azules, y esas flores, que Isabel lla­maba Dama de Noche, exhalan un perfume intenso co­mo el de una mujer que se prepara para ir a una fiesta. Nuestra gata Albertina se refriega contra mi pantalón mientras yo miro fotos. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    El origen de algunas palabras de nuestro lexico popular 

    Arlt, Roberto

    Yo, cronista meditabundo y aburrido, dedicaré todas mis energías a hacer el elogio del "fiacún", a establecer el origen de la "fiaca", y a dejar determinados de modo matemático y preciso los alcances del término. Los futuros académicos argentinos me lo agradecerán, y yo habré tenido el placer de haberme muerto sabiendo que trescientos setenta y un años después me levantarán una estatua. No hay porteño, desde la Boca a Núñez, y desde Núñez a Corrales, que no haya dicho alguna vez. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    EL reñidero electra 

    De Cecco, Sergio

    Electra y El reñidero son dos obras distintas para una misma historia trágica. Han cambiado el lugar y el tiempo pero no los personajes. Los dioses o las leyes no escritas le señalas a Orestes que debe tomar venganza contra los asesinos de su padre. Su hermana Electra lo impulsa a cumplir con su destino. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Rosario tijeras 

    Franco, Jorge

    Por entonces, el acceso a lo literario en el ámbito comunicacional argentino se daba a través del libro y la revista, en primer lugar, y luego a través del cine, la radio y la televisión, en ese orden. La lectura de novelas mantenía su prioridad en las preferencias del público, pese a la irrupción del nuevo lenguaje de la televisión que, a fines de aquel año de 1954, cumplía su tercero de inserción en el universo comunicacional de la sociedad argentina. Su incidencia en el tiempo libre de la vida familiar era todavía escasa. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 11/12/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Los siete locos 

    Arlt, Roberto

    Lo esperaban el director, un hombre de baja estatura, morrudo, con cabeza de jabalí, pelo gris cor-tado a «lo Humberto I», y una mirada implacable filtrándose por sus pupilas grises como las de un pez: Gualdi, el contador, pequeño, flaco, meloso, de ojos escrutadores, y el subgerente, hijo del hombre de cabeza de jabalí, un guapo mozo de treinta años, con el cabello totalmente blanco, cínico en su aspecto, la voz áspera y mirada dura como la de su progenitor. Estos tres personajes, el director inclinado sobre unas planillas, el subgerente recostado en una poltrona con la pierna balanceándose sobre el respaldar, y el señor Gualdi respetuosamente de pie junto al escritorio, no respondieron al saludo de Erdosain. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    La terrible sinceridad 

    Arlt, Roberto

    Estimado señor: Si yo pudiera contestarle, seria o humorísticamente, de qué modo debe vivirse para ser feliz, en vez de estar pergueñando notas, sería, quizá, el hombre más rico de la tierra, vendiendo, únicamente a diez centavos, la fórmula para vivir dichoso. Ya ve qué disparate me pregunta. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    La vida sin pedro 

    Antognazzi, Carlos

    Los primeros días pasaron lentos, y yo pensaba que era por el silencio. Nadie hablaba ni reía, y aunque ninguno lo nombraba todos sabíamos que parte de ese silencio blanco era Pedro, él y su sonrisa, sus bromas, su mal humor de algunas ocasiones. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Viento 

    Antognazzi, Carlos

    Había comenzado a soplar la semana anterior, cuando la mujer salió a tender la ropa lavada y el hombre aún no había regresado del campo. Al comienzo había sido una brisa suave, casi placentera, por lo que la mujer tendió con tranquilidad la ropa en el alambre del patio trasero a la espera de que, durante el transcurso de la siesta, se secara. El hombre no debía tardar en llegar y querría, como todos los días, cambiarse la ropa sudada y llena de tierra con que siempre regresaba. (Tomado del contenido del libro) (Fecha de reseña 17/11/2015)

    Formato: DOC (Word 97-2003)