Logo, Gobierno ColombiaLogo, Marca País
Logo, Biblioteca virtual para ciegos de colombia
Acceder

Listar por Materia "Literatura argentina - Cuentos argentinos"

Mostrando ítems 1 al 20 de 35

Resultados de la búsqueda

Lista de resultados

  • Portada no disponible

    Accidentado paseo a moka 

    Arlt, Roberto

    El recurso puede ser trabajado para conocer la vida y quehacer artístico de Rafael Alberti. Se puede trabajar la comprensión lectora y análisis lírico de sus poemas. Se sugiere realizar un trabajo interdisciplinario con el subsector de Arte, considerando la obra pictórica de Alberti. Tomado de: http://www.rafaelalberti.es/ Fecha: 10/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Acuerdate de azerbaijan 

    Arlt, Roberto

    Los dos mahometanos se detuvieron para dejar paso a la procesión budista. Con un paraguas abierto sobre su cabeza delante de un palanquín dorado, marchaba un devoto. Tomado de: https://www.taringa.net/registro-login?private=post&id=17970274&redirect=%2Fposts%2Febooks-tutoriales%2F17970274%2FAcuerdate-de-Azerbaijan.html Fecha: 11/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Los bandidos de Uad Djuari 

    Arlt, Roberto

    Cada vez que Arsenia y yo pasábamos por la plaza de Nejjarine, sentado bajo una linterna de bronce, calado al modo morisco que adorna a la fuentecilla del "fondak", veíamos a un niño musulmán de ocho o nueve años de edad, quien al divisarnos, se llevaba la mano al corazón y muy gentilísimamente nos saludaba. Tomado del texto original. Fecha: 11/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Cazador orquideas 

    Arlt, Roberto

    El cuento exótico de Roberto Arl, El cazador de orquídeas, permite establecer una sanción del relato extraña para el traficante protagonista. Desde el punto de vista occidental, los musulmanes son descritos desde fuera, poniendo de relieve su lado metalino, la sumisión hipócrita para los negocios y la violencia desmedida en la venganza. Tomado de: http://arealibros.republica.com/cuentos/el-cazador-de-orquideas-de-roberto-arlt.html Fecha: 11/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Los cazadores de marfil 

    Arlt, Roberto

    La barcaza a nueve nudos por hora, iba aguas abajo por el río Congo. A un lado del mástil, el pequeño. Inmóvil junto al timón, el grandote. Los dos hombres meditaban. De ellos se podía decir: por mitad comerciantes y por mitad bandidos, según se ofrecieran las circunstancias. Peter, de minúscula estatura, desafiaba al sol africano, que no había podido disolver su firme palidez. Anderson, a su lado, resultaba gigantesco, cabezudo y violento. Difícil era resolver cuál de los dos era más peligroso. Trafican a todo lo largo del río Congo. Su última aventura había consistido en matar a palos y cuchilladas a treinta nativos cargados de colmillos de marfil. En cierto modo iban huidos, ambos pensaban que de ser uno solo el propietario del cargamento de marfil, podría vivir dichosamente los años que le restaban de vida Tomado del texto original. Fecha: 11/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Las chimeneas 

    Sánchez Gómez, José Miguel

    Este cuento de Sánchez Gómez, José Miguel (José Miguel Sánchez Gómez) pertenece al libro País grande, país pequeño, que tiene en preparación. Ha publicado recientemente en España una colección de cuentos llamada Se alquila un planeta (Ediciones Equipo Sirius, colección Tau-ciencia ficción) donde se puede encontrar alguno de los cuentos publicados hace tiempo en Axxón. Tomado del texto original. Fecha: 27/09/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    El criador de gorilas 

    Arlt, Roberto

    El libro está integrado por lo que el mismo Arlt denominó "estampas marroquíes de su breve viaje por Europa y Africa del Norte". En ese marco la fluida imaginación del autor plasma atractivas e inquietantes historias, que parecen salidas de las páginas de un lujoso y refinado tomo de crónicas musulmanas. Tomado de: http://www.lecturalia.com/libro/22235/el-criador-de-gorilas Fecha: 10/06/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • El disco

    El disco 

    Borges, Jorge Luis

    El cuento se refiere al disco de Odín, un disco de una sola cara que porta un anciano vagabundo, cuya historia le cuenta a un leñador que lo alberga una noche. El viejo, a pesar de vivir en el destierro, dice ser un rey por poseer dicho objeto. El leñador, movido por la codicia lo mata, pero al caer el disco al suelo, le es imposible encontrarlo, ya que su único lado existente quedó de cara al piso. Tomado de: https://es.wikipedia.org/wiki/El_disco Fecha: 21/07/2016

    Formato: PDF (Portable Document File)

  • Portada no disponible

    Los dos reyes y los dos laberintos 

    Borges, Jorge Luis

    En este cuento literario titulado “Historia de los dos reyes y los dos laberintos” del autor Jorge Luis Borges, un narrador omnisciente nos cuenta la historia de un rey que logró vengarse de una humillación. Había una vez un rey en Babilonia que hizo un laberinto tan dificultoso que era casi imposible salir de él. Un día llegó a su ciudad el rey de Arabia y su colega babilonio lo invitó a entrar en el laberinto para reírse de él. El rey de Arabia se encontró perdido. Entonces, el rey de Arabia pidió ayuda a Alá y consiguió salir. Cuando el rey de Babilonia le preguntó qué tal le había parecido el laberinto, el otro le contestó que él también tenía un laberinto en Arabia y que si Dios quería, se lo enseñaría algún día. Entonces volvió a su país y juntó un ejército que destruyó Babilonia e hizo prisionero a su rey. En ese momento el rey de Arabia condujo al de Babilonia al desierto y le dijo que ese era su laberinto. Entonces lo ató y espoleó a su camello para que echase a andar. El rey de Babilonia murió de sed y hambre en mitad del desierto. Tomado de: http://bitacorauriarte.blogspot.com.co/2011/11/resumen-de-historia-de-los-dos-reyes-y.html Fecha: 23/08/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Emma Zunz 

    Borges, Jorge Luis

    La historia se sitúa a comienzos del año 1922. Emma Zunz, trabajadora una fábrica de tejidos, recibe una carta que le comunica la muerte de su padre «por sobredosis» de barbitúricos. Para ella, solo hay un responsable del suicidio, el mismo que muchos años antes lo había acusado en falso de desfalco en la fábrica en la que trabajaba como cajero, una acusación por la que tuvo que exiliarse en Brasil bajo una identidad falsa: se trata de Aarón Löwenthal, ahora copropietario de la empresa, que en aquella época era gerente y, para Emma, el verdadero autor del delito. A partir de entonces solo hay una idea en la mente de la joven: vengarse. Para ello, urde un plan por el que se propone matar a Loewenthal de forma que parezca un acto en defensa propia. El plan es aparentar un abuso sexual por parte de Loewenthal y para ello entabla relaciones sexuales con un marino escogido al azar: «El hombre, sueco o finlandés, no hablaba español; fue una herramienta para Emma como ésta lo fue para él, pero ella sirvió para el goce y él para la justicia.» Luego, aprovechando la noche y que el personal está ausente por ser fin de semana, entra en la fábrica y llega hasta la oficina, donde aún permanece el jefe, con la excusa de advertirle sobre una inminente huelga. En un momento de la entrevista, Loewenthal sale del despacho para buscar un vaso de agua, y entonces Emma logra hacerse con el arma que su jefe guarda en el escritorio y de cuya ubicación nadie ignora; al volver éste, lo mata de tre

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    La espera 

    Borges, Jorge Luis

    Este relato de Jorge Luis Borges comienza con la llegada de su protagonista a la calle 4004, ubicada al Noroeste de Buenos Aires, un poco antes de las nueve de la mañana. Al descender del taxi, que lo trajo a esa localidad, el hombre se entretiene viendo con detalle cada uno de los elementos que conforman el paisaje, de lo que al parecer sería su nuevo hogar. Así se fija en los árboles de plátanos, en el muro viejo de un hospital y en otros elementos del paisaje. De la misma forma, el narrador omnisciente de este relato cuenta cómo el hombre reparó en el nombre de una farmacia, aliviándose por el hecho de que los dueños parecían judíos, y no europeos, alegría que explica con los pocos deseos que tenía de toparse con alguien de su sangre. De la misma forma terminó de bajar el baúl del taxi, a quien le pagó con una moneda extranjera, que delataba su procedencia extranjera, que dejaba al descubierto su nacionalidad, hecho que lamentó, al tiempo en que lamentó también el que se hay notado también el cómo le afectó. Tomado de: https://educacion.elpensante.com/resumen-de-el-aleph-la-espera/ Fecha: 23/08/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    La factoria de farjalla bill ali 

    Arlt, Roberto

    Los que me conocían, al enterarse de que iba a trabajar en el criadero de gorilas de Farjalla Bill Alí se encogieron compasivamente de hombros. Yo ya no tenía dónde elegir. Me habían expulsado de los más importantes comercios de Stanley. En unas partes me acusaban de ratero y en otras de beodo. Mi último amo al tropezar conmigo en la entrada del mercado, dijo, comentando irónicamente mi determinación: "No enderezarás la cola de un galgo aunque la dejes veinte años metida en un cañón de fusil." Tomado del texto original. Fecha: 11/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Funes el memorioso 

    Borges, Jorge Luis

    Lo recuerdo (yo no tengo derecho a pronunciar ese verbo sagrado, sólo un hombre en la tierra tuvo derecho y ese hombre ha muerto) con una oscura pasionaria en la mano, viéndola como nadie la ha visto, aunque la mirara desde el crepúsculo del día hasta el de la noche, toda una vida entera. Lo recuerdo, la cara taciturna y aindiada y singularmente remota, detrás del cigarrillo. Recuerdo (creo) sus manos afiladas de trenzado. Recuerdo cerca de esas manos un mate, con las armas de la Banda Oriental; recuerdo en la ventana de la casa una estera amarilla, con un vago paisaje lacustre. Recuerdo claramente su voz; la voz pausada, resentida y nasal del orillero antiguo, sin los silbidos italianos de ahora. Más de tres veces no lo vi; la última, en 1887... Me parece muy feliz el proyecto de que todos aquellos que lo trataron escriban sobre él; mi testimonio será acaso el más breve y sin duda el más pobre, pero no el menos imparcial del volumen que editarán ustedes. Tomado del texto original. Fecha: 11/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Historia del Sr. Jefries y Nassin el egipcio 

    Arlt, Roberto

    No exagero si afirmo que voy a narrar una de las aventuras más extraordinarias que pueden haberle acontecido a un ser humano, y ese ser humano soy yo, Juan Jefries. Y también voy a contar por qué motivo desenterré un cadáver del cementerio de Tánger y por qué maté a Nassin el Egipcio, conocido de mucha gente por sus aficiones a la magia. Historia ésta que ya había olvidado si no reactivara su recuerdo una película de Boris Karloff, titulada "La momia", que una noche vimos y comentamos con varios amigos. Tomado del texto original. Fecha: 11/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Hombre de la esquina rosada 

    Borges, Jorge Luis

    El narrador cuenta que una noche estaba en "salón de Julia", un lugar donde se bebía, bailaba y se alternaba con prostitutas en el Barrio Santa Rita que en ese entonces era una zona rural en los suburbios de la ciudad de Buenos Aires, cuando entró Francisco Real, apodado El Corralero dándole un empellón a la puerta. Era un hombre alto, fornido vestido de negro con una chalina color bayo, que venía de otro barrio, del norte, en un coche acompañado de otros hombres. Su actitud provocativa hace que primero el narrador y luego otros concurrentes se le fueran encima para pelearlo, pero el recién llegado los aparta mientras sigue hasta el fondo del lugar donde estaba Rosendo Juárez, conocido como El Pegador. Este último era un hombre que trabajaba como elemento de choque para un caudillo político y que por su coraje y habilidad con el cuchillo era respetado por todos y admirado por la mayoría de la gente del barrio. Su mujer, conocida como La Lujanera era, entre las que iban al lugar, la más codiciada por los hombres. El Corralero desafió a Rosendo diciéndole que quería ver cuánto coraje y habilidad tenía, dada su fama de cuchillero y de malo; todos los presentes se mantienen expectantes aguardado el duelo pero El Pegador se negó a pelear. La Lujanera se le acercó, le sacó su cuchillo de entre las ropas y se lo dio en la mano pero El Pegador lo lanzó por una ventana que daba sobre el arroyo Maldonado. Entonces su mujer se arrimó al Corralero, le dijo que dejaba a Rosendo porque era

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    El hombre del turbante verde 

    Arlt, Roberto

    A ningún hombre que hubiera viajado durante cierto tiempo por tierras del Islam podían quedarle dudas de que aquel desconocido que caminaba por el tortuoso callejón arrastrando sus babuchas amarillas era piadoso creyente. El turbante verde de los sacrificios adornaba la cabeza del forastero, indicando que su poseedor hacía muy poco tiempo había visitado la Ciudad Santa. Anillos de cobre y de plata, con grabados signos astrológicos destinados a defenderle de los malos espíritus y de aojamientos, cargaban sus dedos. Tomado del texto original. Fecha: 11/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Los hombre fiera 

    Arlt, Roberto

    El sacerdote negro apoyó los pies en un travesaño de bambú del barandal de su bungalow, y mirando un elefante que se dirigía hacia su establo cruzando las calles de Monrovia, le dijo al joven juez Denis, un negro americano llegado hacía poco de Harlem a la Costa de Marfil Tomado del texto original. Fecha: 11/10/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • El incivil maestro de ceremonias

    El incivil maestro de ceremonias 

    Borges, Jorge Luis

    El infame de este capítulo es el incivil maestro de ceremonias Kotsuké no Suké, aciago funcionario que motivó la degradación y la muerte del señor de la Torre de Ako y no se quiso eliminar como un caballero cuando la apropiada venganza lo conminó. Es hombre que merece la gratitud de todos los hombres, porque despertó preciosas lealtades y fue la negra y necesaria ocasión de una empresa inmortal. Un centenar de novelas, de monografías, de tesis doctorales y de óperas, conmemoran el hecho—para no hablar de las efusiones en porcelana, en lapislázuli veteado y en laca. Hasta el versátil celuloide lo sirve, ya que la Historia Doctrinal de los Cuarenta y Siete Capitanes—tal es su nombre—es la más repetida inspiración del cinematógrafo japonés. La minuciosa gloria que esas ardientes atenciones afirman es algo más que justificable: es inmediatamente justa para cualquiera. Tomado del texto original. Fecha: 21/07/2016

    Formato: PDF (Portable Document File)

  • Portada no disponible

    El juego de los cuentos 

    Bucay, Jorge

    Cuando la editorial española RBA Libros me propuso grabar el audio de Recuentos para Detnián sentí dentro de mí una enorme conmoción. Durante años había insistido en ese mismo proyecto en Argentina y hasta esbozado algún ensayo en México. La respuesta siempre fue la misma: "Nuestro público no está acostumbrado a los audiolibros. No hay público para ese producto.Todos los que lo intentaron fracasaron estrepitosamente.Tus seguidores seguramente prefieren leer tus libros", y etcétera, etcétera. El proyecto es ciertamente tan ambicioso (el público español tampoco está habituado a los libros para escuchar) como atractivo.Tanto que, a pesar del castizo acento del actor que protagoniza a Demián y de mi desfachatada aventura de personificar al terapeuta y contar con mi voz los cuentos, previamente adaptados al castellano que se habla en España, yo confieso que no quise perderme la oportunidad de hacer llegar a Argentina y al resto de Latinoamérica el audio de este Déjame que te cuente. Una vez más, la vida me da la oportunidad de hacer realidad un sueño de otro tiempo. Es mi deseo que no se dejen sorprender por lo extraño que puede sonar mi lenguaje en estos discos, tan diferente del que hablamos en las calles y los cafés de Buenos Aires, y tan distinto también del idioma que comparto en cada visita, en cada encuentro o en cada reportaje con mis amigos y hermanos de México, Venezuela, Uruguay, Puerto Rico, Costa Rica y con los lectores latinos de Estados Unidos. Ojalá este audio libr

    Formato: DOC (Word 97-2003)

  • Portada no disponible

    Los lanzallamas 

    Arlt, Roberto

    Publicada en 1932, dos años después de la primera parte Los siete locos, en esta colección, retoma la historia, los personajes y los conflictos en el punto que los dejó. Erdosain muestra su torturada alma, el Astrólogo prosigue con su revolución, el Rufián Meláncolico es asesinado.... Otros personajes, secundarios en la primera parte, toman aquí especial relevancia. Tomado de: http://www.casadellibro.com/libro-los-lanzallamas/9788495885142/2027529 Fecha: 16/06/2016

    Formato: DOC (Word 97-2003)